Top

Doctorado Espiritual

educacionsuperiornemexicoPoco a poco la vida académica y profesional requiere más tiempo de inversión. Todas las carreras universitarias después del grado sugieren un sin número de cursos extracurriculares en diversos temas para complementar lo ya estudiado. Seminarios, diplomados, especialidades, certificaciones, postgrados, en fin, varias ofertas de programas para no parar de estudiar.
La importancia de seguir estudiando radica en que, mientras más capacitado, mayores oportunidades de empleo en el mercado laboral. Y no solo eso, estos títulos bien manejados agregan ciertas ventajas en el medio profesional. Sin embargo, como cristianos y peregrinos nos es necesario mantener el punto de equilibrio.

La vida de Cristo en la tierra enseña que adquirir la educación superior no significa granjearse popularidad, obtener ventajas mundanales, tener abundantemente suplidas todas las necesidades temporales, y ser honrado por los ricos y encumbrados de la tierra.*

Fuera de esto, la verdadera educación, según el sabio Salomón, inspirado por el espíritu de Dios es esta: “Temed a Dios y guarda sus mandamientos, porque es todo el deber del hombre”. Eclesiastés 12:13

“Cuanto más íntima sea nuestra relación con Dios, tanto más plenamente podremos comprender el valor de la verdadera ciencia; porque los atributos de Dios, según se ven en sus obras creadas, pueden ser apreciados mejor por aquel que tiene un conocimiento del Creador de todas las cosas, el Autor de toda verdad. Los tales pueden hacer el más alto uso del conocimiento; porque cuando se hallan bajo el dominio completo del Espíritu de Dios, sus talentos alcanzan su más plena utilidad.**

Por último quiero recomendarte un programa de estudios especial. Participa becado en la universidad de Cristo basada en la palabra de Dios y con sede principal en el cielo. Un Doctorado Espiritual, el único título que además de abrirnos las puertas profesionales y laborales permite obtener la vida eterna.
Por Anabel Luciano

*White, G. Elena, Consejos para los maestros, padres y alumnos, pág. 22

**Ibíd pág.24

, , ,

No comments yet.

Deja un comentario