Top

FINANZAS PARA NUESTROS HIJOS

Primer Parte

La paternidad es una de las responsabilidades más grande que existe. La educación que proporcionamos a nuestros hijos determinará qué tipo de personas serán cuando sean adultos, y esto no escapa a los aspectos financieros. Para muchos padres podría estresante compartir con sus hijos la situación económica por la que están atravesando, mucho más si no están en su mejor momento. Sin embargo, se ha demostrado que informar a nuestros hijos sobre la economía familiar podría ser de mayor beneficio para su propia educación financiera.

La mejor manera para formar a nuestros hijos en estos asuntos es involucrándolos. Se le atribuye al famoso científico y estadista norteamericano Benjamín Franklin la frase que dice:

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”

Finanzas para niños La práctica es mucho más efectiva que la teoría. Los hijos aprenden más por imitación que por razonamiento. Ellos van a repetir más fácilmente lo que hacemos que lo que decimos, por eso es necesario que primero le prediques con el ejemplo. No vas a lograr que tus hijos tengan hábitos financieros saludables si ellos observan que tú no los practicas. Enséñeles con el ejemplo que no hay que comprar de forma compulsiva, sino estableciendo prioridades para distinguir entre lo necesario y lo deseado, comparando precios y ahorrando.

Es importante mostrarles que a veces hay que esperar para poder adquirir lo que se quiere. Involucre a sus hijos, sobre todo a los adolescentes y jóvenes, en la planificación del presupuesto familiar, para que entiendan los objetivos financieros de la familia y sus prioridades.  Explíqueles también cualquier estrategia de inversión y ahorro que pueda tener y sobre todo tenga mucho cuidado al otorgarle dinero para cada cosa que ellos soliciten. El mejor consejo para este asunto lo presenta la escritora norteamericana Elena G. White, en su libro el Hogar Cristiano Pág. 351, cuando escribió:

“Las ideas erróneas relativas al uso del dinero exponen a los jóvenes a muchos peligros. No se les debe sostener ni suministrarles dinero como si hubiese una provisión inagotable de la cual pueden sacar para satisfacer cualquier necesidad imaginaria. Se ha de considerar al dinero como un don que Dios nos ha confiado para llevar a cabo su obra, para establecer su reino, y los jóvenes deben aprender a poner freno a sus deseos”.

¡Hasta la próxima! Bendiciones.

14199550_1095103317211381_2415449737346363495_n
Melvin Féliz, MA

Conferencista y Autor del libro Financieramente Sabio
Melvinfeliz7@gmail.com
Facebook / Twiter / LinkedIn: Melvin Féliz

 

No comments yet.

Deja un comentario